El proyecto médico colombiano reconocido como uno de lo mas innovadores de América.

El proyecto médico colombiano reconocido como uno de lo mas innovadores de América.

Maker Space es un laboratorio de co-creación para prototipado de productos que tienen repercusiones en la calidad de vida los usuarios del Hospital General en Medellín y sus familias. Si bien es cierto que la apuesta está enfocada en los usuarios utilizadores del servicio, los beneficiados también son los usuarios prestadores como: personal médico, asistentes y administrativos.

Sebastián Torres, un ingeniero emprendedor viene trabajando con su equipo en este laboratorio de innovación médica, puede no escucharse muy familiar su nombre pero les aseguro que lo seguirán escuchando como uno de los tantos líderes que a diario ponen su granito para construir país. Ojo al dato, Sebastián recibió en septiembre el reconocimiento como uno de los tres mejores innovadores de Latinoamérica compitiendo con su Maker Space entre otras 364 propuestas.

Muy amablemente Sebastián nos comparte sus respuestas a las preguntas de la Red Iberoamericana de Innovación.

¿Quién es Sebastián Torres?

Sebastián Torres Montoya es un antioqueño de 29 años, próximamente 30, que le apasiona las causas sociales, la cooperación y la innovación a nivel público. Estudié ingeniería biomédica en las universidades EIA/CES porque aunque siempre me gusto la medicina nunca quise diagnosticar y porque conocer sobre tecnología siempre me apasionó. Siempre me ha gustado la academia, aunque siempre he tenido la gran posibilidad de trabajar para empresas relacionadas con la industria de la salud. Soy un entusiasta de la música, la fotografía y las caminatas por montaña; cada que visito un lugar me gusta hacerlo por tierra porque me permite conocer algo nuevo.

¿Cómo nació la idea Maker Space?

Fue 2015 en mitad de un proyecto de investigación con Colciencias que infortunadamente no tuvo el resultado que quería. Pude notar como era el estado de desarrollo de tecnología médica en Colombia, que estaba condicionada por una fuerte presencia extranjera (80% de todos los elementos médicos en Colombia son importados) y como algunos precios eran altos y no resolvían los desafíos planteados localmente por el personal asistencial. Es ahí que en mi búsqueda por una respuesta alternativa, a la planteada por el proyecto de Colciencias, encontré unas alternativas llamadas “Makerhealth” y “Classroom to the Clinic” que eran coordinadas por diferentes científicos del MIT. Los pudimos traer en octubre de 2015 a un workshop sobre “Do It Yourself: Medical Devices” y ahí empezó toda (bueno un poco antes) la idea de hacer un “Maker Space” hospitalario. Afortunadamente de los dos hospitales que se interesaron por hacerlo, fue la organización pública la que tomó la decisión de llevarlo a cabo, digo afortunado porque como Hospital del estado su vocación es atender a la población menos favorecida. Debo reconocer que me pareció curioso que fuera el Hospital en el que nací, le debo mucho al General de Medellín, porque confió en la idea.

¿Cómo está configurado un Maker Space y que alcances tiene?

El Maker Space, es un cuarto de prototipado rápido, con 4 zonas relevantes, la zona de manufactura aditiva, la zona de manufactura de remoción, la zona de prototipado electrónico y la zona de diseño asistido por computadora. Además de unos espacios comunes para adecuación de los elementos que hacemos, ahora estamos en una segunda etapa donde el espacio se amplió y tenemos la posibilidad de utilizar otras herramientas de manufactura digital como el termoformado, la impresión 3D de material de alta temperatura y la impresión 3D por estereolitografía así como una zona de taller. El 80% de las herramientas informáticas que usamos son “Open Source” o “Freeware” lo que facilita que este tipo de espacios puedan ser replicables en otros contextos, creemos que con eso podremos equilibrar un poco de la cifra de 80% y 20% de importaciones y fabricación de tecnología nacional respectivamente.

Debo aclarar que el espacio no solo es un cuarto de manufactura digital, es un espacio de ideación y prototipado, en el laboratorio hay un proceso normalizado para identificar, calificar, mapear, contextualizar y finalmente definir un concepto de solución, lo que hacemos acá es generar prototipos funcionales que en caso de ser éxitos se empiezan a serializar dentro de la institución. Nuestro hospital tiene  442 camas y se atienden en conjunto 85.000 pacientes por año, por lo que el volumen de trabajo a veces desborda nuestra capacidad. En este momento tenemos dos ingenieros (incluyéndome) y un practicante, más todo el personal asistencial que tiene el hospital.   

¿Que implica ser un referente innovador para América?

A veces me resulta difícil creer que lo soy, la verdad tengo mucho que aprender, cada día aprendes del personal asistencial, de mis compañeros de trabajo, de las directivas del Hospital y de las Universidades. Creo que para mí lo más importante, es que las instituciones prestadoras de servicios de salud y sobre todo las públicas entiendan que si pueden innovar, si ser un referente me ayuda con ese objetivo bienvenido sea. Sin embargo, al estar como punta del “iceberg” empiezas a ser consciente de la responsabilidad que eso implica, a veces personas de México, Bolivia, Paraguay, Ecuador, Uruguay y el mismo Chile te dicen que es el proyecto es increíble que les gustaría hacer lo mismo, te enteras que el tema en que trabajas es un problema generalizado en la región y que si les puedes ayudar lo de ser un referente es útil al final de la historia. Solo puedo concluir que estoy agradecido porque algunas personas me consideren un referente, porque eso me permite que se habrán y me cuenten los contextos de sus países.  

¿Se pueden replicar los Maker Space en un contexto que tanto lo necesita?

Sí, como te dije el concepto son espacios que sean en su mayoría “Open Source” eso rebaja el costo considerablemente, que las tecnologías desarrolladas dentro de este espacio sean sujeto de protección de la propiedad intelectual es otra cosa totalmente diferente e implica un desarrollo de algunas capacidades para innovar como lo indica la norma UNE 166002. Nuestra iniciativa, busca que más instituciones puedan tomar como referencia el laboratorio, entiendan que puede haber economía circular, generar empleo y sean conscientes que la industria 4.0 llegó para quedarse. Obviamente, todo necesita un proceso, pero al ser una institución publica el Hospital General de Medellín y sus socios privados están dispuestos a la cooperación. Debemos recordar que en tecnología médica en Colombia según datos del departamento de comercio exterior de los estados unidos se mueven alrededor de 1.600 millones de dólares y que de esos aproximadamente 260 se utilizan en consumibles médicos que son de riesgo moderado para el INVIMA. 

Como parte del ecosistema innovador, ¿cómo podemos colaborar a propiciar este tipo de iniciativas?

Es importante que el ecosistema los soporte, la industria, el gobierno, la academia y la sociedad, el modelo de las 4 elices funciona muy bien en ciudades como San Francisco, Boston, Ámsterdam e inclusive Singapur, en Latinoamérica Santiago de Chile esta empezar a trabajar bajo esta sinergia. Para mi confiar es la clave, no se puede dejar todo al gobierno, si se fijan en los datos de la OCDE, los 10 primeros países que tienen los índices más altos de valor generado por innovación son aquellos en que la sector privado invierte más innovación que el mismo estado. Estos mismos datos muestran que en Latinoamérica paradójicamente el estado es el que invierte más en innovación y si miramos los resultados que obtiene cada grupo, obviamente algo nos falta. Creo que la solución, es generar propuestas que manejen una inversión asequible y resultados a mediano plazo, la industria 4.0 lo permite, o bueno así lo pensó  Neil Gershenfeld cuando estandarizo el concepto de “FabLab” en Boston. Por eso al hacer metodologías Open Source, le estas diciendo a la gente que confíe en ti y que a cambio te ayuden a mejorar en cada iteración, de entrada le estás haciendo entender que no tienes interés en aprovecharte de él.  En Colombia, necesitamos generar más confianza a la hora de colaborar, Colciencias lo empezó fuertemente con Colombia Científica, pero creo que pueden existir alternativas adicionales propuestas por grupos empresariales que no requieran esfuerzos titánicos, tal como paso con el Hospital General de Medellín, las Universidades CES y EIA. 

Gracias Sebastián, eres nuestro #referentered en esta oportunidad.
Esperamos tenerte para el #diadelainnovacion2019 en Bogotá.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *